Infartos y enfermedades frecuentes en la época navideña

Infartos y enfermedades frecuentes en la época navideña

Las fiestas navideñas están a solo un abrir y cerrar de ojos de distancia, y ya todos hemos comenzado a preparar el estómago para lo que más disfruta la mayoría de la gente de estas fiestas: la cena navideña.

¿Listo para la cena navideña?

En todo el mundo suele tratarse de una gran fiesta familiar, pues más allá de que se practique la religión católica, se ha convertido en una fecha ideal para reunirse con los seres queridos y agasajarse de regalos con familiares y amigos. Sin embargo, también suele haber una gran cena en donde, en promedio, se ingieren aproximadamente entre 6, 000 y 7, 000 calorías, cuando el límite del consumo humano debe ser de 2, 500 calorías diarias para los hombres, y 2, 000 para las mujeres.

Por ello también resulta normal empezar el año con unos kilos de más, una buena motivación para comenzar a ir al gimnasio frecuentemente, pues todo el mes de Diciembre y los primeros días de Enero se tratan de comer todo lo que haya sobrado de las cenas y comidas familiares antes de ponerse a dieta el resto del año.

Aunque el alto consumo de calorías en esta época (ideal para resguardar al cuerpo humano del frío que comienza a hacer por la temporada) puede representar serios problemas para el corazón, pues también implica un alto consumo de colesterol, lo que en realidad provoca los infartos tan comunes en el cierre del año es la cantidad de estrés.

¿Noche de paz?

Muchos suelen estar de vacaciones, pero no por ello es una época tranquila, pues la mayoría de la gente suele aprovechar el tiempo para ordenar la casa, decorar, limpiar, y ver a gente con la que no se pudo reunir durante el año.

En lugar de ser días de descanso, estos se suelen llenar de compromisos sociales, en donde se tienen que planear muchas actividades, además de hacer espacio para realizar compras de pánico y conseguir todos los regalos deseados por nuestros seres queridos.

Por otra parte, debido al periodo vacacional, existen menos médicos disponibles para atender en caso de una emergencia, pues además, en caso de necesitar una ambulancia, estas pueden tardar más tiempo del acostumbrado en llegar debido al tráfico decembrino.

Esta falta de médicos, o falta de rapidez en los servicios debido a las congestiones de la ciudad, han registrado un aumento del 4.2% de fallecimientos fuera de un hospital durante estas fiestas.

Esta misma estadística, muestra que las víctimas suelen ser más jóvenes que la media que se encuentra propensa a ataques cardiacos. La edad promedio para sufrir un ataque cardiaco y fallecer de ello es de 77 años durante cualquier otra época del año, pero en la época navideña esta media se reduce a los 75 años.

Cuidar la dieta

Es probable que debido a que ya se termina el año, muchas personas decidan comer sin tanta mesura en esta época, pues además se trata de platillos o alimentos que no se encuentran el resto del año por falta de ingredientes.

Mas es importante que se cuiden ciertos puntos de alimentación en estas fechas, pues si el estómago está acostumbrado a recibir una cierta cantidad de alimento diariamente, difícilmente se podrá salir indemne.

Estudios científicos han comprobado que el cerebro tarda aproximadamente 20 minutos en recibir la señal de que el estómago se encuentra lleno, por lo que si se está comiendo demasiado rápido, estos 20 minutos de comida extra pueden crear repercusiones en la salud.

Cuando se tiene hambre, el estómago libera una hormona conocida como grelina, la cual da la sensación de incrementar el apetito, mientras que la leptina lo reduce. Pero si se come demasiado, cada vez se creará una resistencia mayor a la leptina, por ello las personas que padecen de obesidad necesitan producir esta cada vez más para reducir su apetito.

Por ello también se recomienda comer lento, para que no se ingiera una cantidad extraordinariamente alta en esos minutos que tarde en llegar la señal de llenura al cerebro.

¿Alguien puede morir por comer demasiado?

Sí. Aunque no es muy común, es posible que suceda.

El estómago común tiene un contenido de 40 ml. De líquido, y es del tamaño de un puño, pero este se expande conforme se ingiere alimento, pues puede almacenar desde 800 hasta 1,000 mililitros de líquido. Sin embargo, si se come demasiado, el estómago puede presentar rupturas y comenzar a filtrar el líquido estomacal al esófago, lo que podría ocasionar severos daños en una persona y que podría provocarle la muerte.

Aunque esto es una situación extrema, se puede experimentar durante la indigestión, la cual es provocada por comer una cantidad mayor a la debida.

En la indigestión, los ácidos del estómago pueden subir un poco al esófago, situación en la que se siente como si ardiera todo el pecho y en ocasiones no se puede respirar.

Lo mejor para todas las épocas del año es comer con moderación, pues cualquier exceso podría llevarnos a padecer síntomas dolorosos que nos lleven al hospital, y convertir las fiestas en un trago amargo que más valdrá prevenir.

Cinco destinos imperdibles para Año Nuevo
Beneficios de los vehículos ecológicos