Muro entre la frontera de los EE.UU. y México, un decreto firmado

Muro entre la frontera de los EE.UU. y México, un decreto firmado

Apenas van dos semanas de gobierno en la nueva presidencia de Donald Trump y ya se han firmado más de 10 decretos que han puesto en jaque las relaciones con diversos países y han conmocionado a inmigrantes que, a pesar de tener su residencia permanente, no se sienten seguros en el país que los acogió desde hace algunos años.

Una de las promesas de campaña del nuevo mandatario republicano, fue colocar un muro en la frontera entre los Estados Unidos y México para evitar que México continuara enviando, en palabras de Trump, a sus peores personas.

Inicialmente se propuso que México pagara el muro, pero tras conversaciones con el gobierno, se dejó muy claro que eso no sucedería simplemente porque el muro lo desea Trump y no los ciudadanos mexicanos.

Debido a que fue una de las promesas de campaña que le ganó más seguidores, el decreto para realizarlo se firmó el miércoles 25 de enero, a solo 3 días de tomar posesión en la Casa Blanca, y aunque aún no se ha establecido concretamente cómo se pagará la construcción de este muro, ya se está realizando la cotización de los materiales y la realización del mismo, aunque se estima que tendrá un costo aproximado de 20 billones de dólares.

El muro no es de los mayores problemas entre ambos países, pues el mismo miércoles se anunció que se limitaría el financiamiento de las “ciudades santuario”. Estas ciudades son conocidas por acoger a los inmigrantes y negarse abiertamente a seguir con las políticas del nuevo presidente. Entre las más reconocidas se encuentran Chicago, Los Ángeles, Nueva York, y Denver, aunque son más las que se niegan a reportar a todos los inmigrantes indocumentados que habiten en esos lugares.

Debido a esta respuesta, el presidente Donald Trump decidió imponerle sanciones a las ciudades que se negaran, resolviendo quitarles financiamiento que ayuda al mantenimiento de las escuelas, bibliotecas, y otros lugares públicos que dependen del gobierno.

El mandatario republicano pretende deportar durante su gobierno a todos los inmigrantes indocumentados (aproximadamente 11 millones) que viven en el país. Para llevar a cabo esta medida, se incrementará el número de oficiales de migración (ICE), así como también se le dará poder a algunos oficiales de otras divisiones.

Mientras que muchos abogados ya se encuentran trabajando para proteger los derechos de los inmigrantes que han residido en el país por algunos años, algunos funcionarios aseguran que el cambio se llevará a cabo de forma tranquila y respetuosa.

Misofonia: sonidos que enojan
Eventos astronómicos que podrían extinguir la raza...